La Organización Panamericana de la Salud (OPS) lanzó una campaña de comunicación que tiene por fin prevenir el cáncer cervicouterino, una enfermedad que mata a más de 34.000 mujeres por año en las Américas y está entre las principales causas de muerte por cáncer femenino en 23 países de la región.

La campaña “Es hora de poner fin al cáncer cervicouterino” fue diseñada para informar a los proveedores de salud y empoderar a las mujeres y a las niñas con información en salud sobre cómo prevenir esta enfermedad con la que cada año se diagnostica a más de 72.000 mujeres.

Bajo el slogan “Que nada te detenga”, la campaña brinda materiales, información e historias sobre la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), la causa del cáncer cervicouterino y los métodos de tamizaje del cáncer cervicouterino, para alentar a las mujeres a realizarse exámenes periódicos y así detectar si hay lesiones precancerosas. El objetivo final es evitar que el cáncer impida a las mujeres alcanzar su máximo potencial en la vida.

“Estar informado sobre el cáncer cervical y cómo prevenirlo, puede ayudar a asegurar que las mujeres lleven adelante vidas productivas y saludables”, afirmó Anselm Hennis, Director del Departamento de Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental de la OPS. “Tenemos las herramientas para que el cáncer cervicouterino sea una amenaza menos para la salud y el bienestar de las mujeres, sus familias y comunidades”.

El cáncer cervicouterino se puede prevenir a través de la vacunación. Se recomienda aplicar la vacuna VPH en las niñas de 9 a 14 años. La vacuna está disponible en 35 países y territorios de la región. Sin embargo, en la mayoría de los países, la tasa de cobertura con las dos dosis aún no alcanza el 80% de la población a la que va dirigida.

En septiembre de 2018, los ministros de Salud del continente acordaron en la OPS un plan para reducir en un tercio los casos nuevos y las muertes por cáncer cervicouterino en la región para 2030. Para alcanzar esta meta, prevén fortalecer la prevención primaria con la vacuna contra el VPH y campañas de información y educación, mejorar el tamizaje y el tratamiento de las lesiones precancerosas, y fortalecer el acceso a los servicios de diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y cuidados paliativos.

La campaña de la OPS, que se promoverá principalmente a través de Internet y en las redes sociales, se presenta como una herramienta más que puede contribuir a alcanzar esa meta y poner fin al cáncer cervicouterino.